SEGURIDAD CIUDADANA Y REPRESIÓN

“…En Rep. Dom. el 55.9%, dice estar inseguro; 65% desconfía de la Policía Nacional y solo 40.1% confía en Poder Judicial …”

Seguridad Ciudadana - Carlos De Perez - Monchy Fadul 1

Por Carlos De Pérez, MA.

La percepción de inseguridad entre los dominicanos  es de 55.9%, según los resultados del Barómetro de las Américas del Proyecto de Opinión Pública de América Latina, la confianza en la Policía Nacional es de apenas 35.6% y el Poder Judicial de 40.1%; estas cifras dejan claro el gran problema de seguridad ciudadana que enfrentamos los dominicanos y que urge planes concretos de solución, la incidencia de cada uno de los elementos presentados dejan en evidencia que el órgano encargado del orden goza de muy baja estima, solo un tercio de la población, el Poder Judicial de una ligera diferencia y la inseguridad con porcentaje muy holgado de primera vuelta.

¿Qué ha pasado con la seguridad en República Dominicana? ¿Qué hace el gobierno para resolver ese tema? Un conjunto de factores se conjugan en la actualidad para llegar al deterioro que en la actualidad estamos experimentando; malos ejemplos desde arriba, un Ministerio Público incapacitado, poco preparado y nada tecnificado, policías con salario de miseria, con redadas medievales, y visión de mediados del siglo XX,  para combatir a delincuentes modernos del siglo XXI.

En más de una ocasión el actual gobierno dominicano, encabezado por Danilo Medina Sánchez, ha “instruido el reforzamiento del patrullaje mixto”; el ejemplo más reciente es cuando en rueda de prensa los principales funcionarios de la seguridad interior produjeron una rueda de prensa para anunciar la misma medida que han anunciado varias veces y que no han dado ningún resultado, todo lo contrario pareciera que los profesionales del delito están en su mejor momento. Una dato resaltable es que las medidas fueron anunciadas por el Ministro de Interior y Policía José Ramón Fadul, quien ha declarado que “el aumento de la delincuencia es cuestión de percepción”.

Seguridad Ciudadana - Carlos De Perez - Monchy Fadul

Es obvio que el gobierno dominicano ha elegido la represión como el método para contener el crimen y el delito, sin embargo está sobradamente comprobado que la prevención es más económica y da mejores resultados, En ese orden de ideas el profesor canadiense Irvin Waller especializado en prevención del delito, recomienda: “Aplicar el diez por ciento del presupuesto que se gasta en policía, cárceles y sistema de justicia a la prevención del delito permitiría disminuir en algunos años la violencia en un 50%”, el profesor cita los ejemplos de Inglaterra y Gales donde se han intervenido jóvenes en situación de riesgo y se ha reducido el crimen con indicadores de 60% de reducción de arresto, 27 % de expulsiones de las escuelas y 16% la delincuencia.

¿Cómo se intervienen comunidades? Abriendo o manteniendo programas como  Juventud y Empleo, Inglés de Inmersión para la Competitividad, y otros de igual naturaleza, que incentiven los jóvenes y los saque de las calles, necesitamos y buscamos modelos dignos de imitar, de seguir, que impacten nuestras vidas con su integridad.

Cualificar los miembros del Ministerio Público, fortalecer el Poder Judicial, permitiéndole mayor independencia a sus miembros, tecnificar la Policía Nacional, mejorar la calidad de vida de sus integrantes, y aplicar las técnicas de la seguridad perimetral que ya han probado en otros países que sí funcionan, reducir los impuestos para la compra e instalación de cámaras de seguridad sobretodo frontales (como hizo New York), ser absolutamente radicales en la identificación de los vehículos de motor mediante la exhibición de sus placas, sancionando las inconductas de los que están llamados a perseguir el delito.

La delincuencia no se contiene con represión, ni ruedas de prensa, ni redadas arbitrarias, se contiene con inteligencia y acciones coordinadas.

 

¿Puede un imputado ser candidato?

Por Carlos De Pérez, MA.

Un estudiante de derecho, mientras impartíamos los temas pautados para ese día me sorprendió, profesor, ¿puedo hacerle una pregunta fuera del tema? – Claro que sí, ¿profesor puede una persona con Medida de Coerción, ser candidata? Por ejemplo Tony Adames o Blas Peralta;  Mi respuesta pudo ser lacónica y responderla con un monosílabo, sí o no, pero haría mal, pues ese estudiante, al igual que muchos que me han abordado en las calles merece una explicación más jurídica del tema.

Elegir o ser elegibles son derechos de ciudadanía consagrados en la Constitución Dominicana, y en una amplia amalgama de tratados, convenciones y declaraciones multilaterales de las cuales el país es signatario.  Desde que Grecia nos heredara su teoría de la democracia, la hemos ido implementando con sus deficiencias y las interrupciones que ocasionalmente nos han legado las dictaduras.

Con la Revolución Francesa, vinieron un sinnúmero de movimientos y una fortificación del reconocimiento de los “Derechos del Hombre y del Ciudadano” y el 26 de agosto de 1789, la Asamblea Nacional Constituyente francesa los aprobó en un documento que sin lugar a dudas constituyó un cambio significativo en las relaciones entre el poder y los gobernados;

3 Tony Adames - Carlos De Perez - TC Tribunal Constitucional - Alcalde

Esta declaración en su artículo 1 establece: “Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en cuanto a sus derechos” y en su artículo 9 de manera categórica fija el alto conocido principio universal de presunción de inocencia, al establecer: “Todo hombre es considerado inocente hasta que ha sido declarado convicto”, este principio es cardinal en las sociedades democráticas, pues una persona, no importa cuál sea la imputación, ni los medios de pruebas que contra ella existan, debe ser tratada como inocente hasta que su culpabilidad quede debidamente acreditada a través de una sentencia definitiva.  La presunción de inocencia es una presunción iuris tantum, por lo cual puede presentarse prueba en contrario que destruyan la presunción de no culpabilidad.

Ser elegibles, como dije al principio es un derecho de ciudadanía (artículo 21 de la Constitución), que solo puede ser suspendido por: 1) Condenación irrevocable a pena criminal, hasta el término de la misma; 2)  Interdicción judicial legalmente pronunciada, mientras ésta dure; 3)  Aceptación en territorio dominicano de cargos o funciones públicas de un gobierno o Estado extranjero sin previa autorización del Poder Ejecutivo; 4)  Violación a las condiciones en que la naturalización fue otorgada. (Ídem art. 24 ); Estos solo pueden perder perpetuidad por: Los derechos de ciudadanía se pierden por condenación irrevocable en los casos de traición, espionaje, conspiración; así como por tomar las armas y por prestar ayuda o participar en atentados o daños deliberados contra los intereses de la República. (Ídem art. 23). Respondiendo la pregunta de manera directa, claro que tanto Tony Adames, como Blas Peralta, pueden ser candidatos hasta tanto no pese sobre ellos sentencias irrevocables y al igual que ellos cualquier ciudadano imputado, aun le hayan impuesto medida de coerción.

Blas Peralta bajo arresto

Blas Peralta y Tony Adames ¿Candidatos?

“Elegir o ser elegibles son derechos de ciudadanía consagrados en la Constitución Dominicana, y en una amplia amalgama de tratados…”

¿Pueden ser candidatos Blas Peralta y Tony Adames?

Por Carlos De Pérez, MA.

Mientras impartía docencia en la universidad, un estudiante de derecho, me sorprendió, profesor, ¿puedo hacerle una pregunta fuera del tema? – Claro que sí, – ¿Puede una persona con Medida de Coerción, ser candidata?  Por ejemplo Tony Adames o Blas Peralta; Mi respuesta pudo ser lacónica y responderla con un monosílabo, sí o no, pero haría mal, pues ese estudiante, al igual que muchos que me han abordado en las calles merece una explicación más jurídica del tema.

Elegir o ser elegibles son derechos de ciudadanía consagrados en la Constitución Dominicana, y en una amplia amalgama de tratados, convenciones y declaraciones multilaterales de las cuales el país es signatario.  Desde que Grecia nos heredara su teoría de la democracia, la hemos ido implementando con sus deficiencias y las interrupciones que ocasionalmente nos han legado las dictaduras.

3 Tony Adames - Carlos De Perez - TC Tribunal Constitucional - Alcalde

Con la Revolución Francesa, vinieron un sinnúmero de movimientos y una fortificación del reconocimiento de los “Derechos del Hombre y del Ciudadano” y el 26 de agosto de 1789, la Asamblea Nacional Constituyente francesa los aprobó en un documento que sin lugar a dudas constituyó un cambio significativo en las relaciones entre el poder y los gobernados;

Esta declaración en su artículo 1 establece: “Los hombres nacen y permanecen libres e iguales en cuanto a sus derechos” y en su artículo 9 de manera categórica fija el alto conocido principio universal de presunción de inocencia, al establecer: “Todo hombre es considerado inocente hasta que ha sido declarado convicto”, este principio es cardinal en las sociedades democráticas, pues una persona, no importa cuál sea la imputación, ni los medios de pruebas que contra ella existan, debe ser tratada como inocente hasta que su culpabilidad quede debidamente acreditada a través de una sentencia definitiva.  La presunción de inocencia es una presunción iuris tantum, por lo cual puede presentarse prueba en contrario que destruyan la presunción de no culpabilidad.

Ser elegibles, como dije al principio es un derecho de ciudadanía (artículo 21 de la Constitución), que solo puede ser suspendido por: 1) Condenación irrevocable a pena criminal, hasta el término de la misma; 2)  Interdicción judicial legalmente pronunciada, mientras ésta dure; 3)  Aceptación en territorio dominicano de cargos o funciones públicas de un gobierno o Estado extranjero sin previa autorización del Poder Ejecutivo; 4)  Violación a las condiciones en que la naturalización fue otorgada. (Ídem art. 24 ); Estos solo pueden perder perpetuidad por: Los derechos de ciudadanía se pierden por condenación irrevocable en los casos de traición, espionaje, conspiración; así como por tomar las armas y por prestar ayuda o participar en atentados o daños deliberados contra los intereses de la República. (Ídem art. 23). Respondiendo la pregunta de manera directa, claro que tanto Tony Adames, como Blas Peralta, pueden ser candidatos hasta tanto no pese sobre ellos sentencias irrevocables y al igual que ellos cualquier ciudadano imputado, aun le hayan impuesto medida de coerción.

TROFEOS DE GUERRA

Por Carlos De Pérez, MA.

Todas las actividades humanas tienen sus reglas y procesos, la guerra no es la excepción, desde la antigüedad, es aceptado e inclusive codificado que quien vence en una guerra se lleva el botín, también se han dejado parámetros respecto a los caídos en combate, éstos no se presentan a la opinión pública como una forma de respetar su dignidad, apenas se “dan” los números y si el vencido tiene alguna relevancia se anuncia su nombre;

Esa regla no aplica si el vencido, capturado o muerto ha perdido la vida huyendo o escondido, pues los códigos de guerra protegen la dignidad de los caídos en guerra, los que se atrapan corriendo son considerados indignos e inmerecedores de tal consideración;

Esa regla, fue la que hizo que el 13 de diciembre del año 2003, se expusiera a Saddam Hussein, ante la opinión pública, pues no fue capturado en combate sino “escondido como una rata”, más tarde Lewis Paul Bremen, importante funcionario de la Casa Blanca, dijo en una conferencia de prensa en la capital iraquí “Señoras y señores, lo capturamos el tirano es ahora un prisionero”;

Saddam Hussein - Trofeos de guerra - Carlos De Perez

Muchos años antes el 27 de abril del año 1945, el dictador italiano Benito Mussolini, mientras intentaba escapar disfrazado de soldado al ser reconocido fue apresado y al día siguiente fue ejecutado y exhibido su cuerpo como trofeo de guerra, “pues fue capturado como fugitivo, como cobarde”.  Dos días después de su captura Adolf Hitler, ante la posibilidad de ser capturado y exhibido decidió suicidarse y dejar instrucciones a sus cercanos de quemar su cuerpo, para él ser presentado como premio de guerra era una vergüenza después de haber sido la encarnación del poder, del antisemitismo, el preconizador de la superioridad de la raza aria, y en efecto fue más digno su final que la de Mussolini;

benito mussolini - Trofeos de guerra - Carlos De Perez

Hoy, aún superviven los métodos de guerras armadas, un poco más sofisticadas, pero guerras al fin, igualmente hay otros tipos de guerras mucho más bajos que el de las guerras armadas, con botines y prebendas, con mercenarios y mercantes, desprovistos de ideologías y principios, y peor aún con trofeos espurios, son “jarrones chinos” que nadie sabe dónde ponerlos.

Con razón Joan Manuel Serrat en una de sus insignes canciones escribió “…Hoy el noble y el villano, el prohombre y el gusano bailan y se dan la mano sin importarles la facha… Se despertó el bien y el mal, la zorra pobre al portal, la zorra rica al rosal y el avaro a las divisas…”

Hoy, hay alianzas tan vulgares como pomposas, y exhibimos sin ninguna dificultad a los tránsfugas como nuevas adquisiciones, así como se adquiere un articulo de comercio, y pareciera que ignoran que en el fondo son trofeos de guerra.

Publicado originalmente el 11 de marzo 2012, por Carlos De Pérez, MA.

PORQUE LADRAN LOS PERROS

Por Carlos De Pérez, MA.

¿Te has preguntado por qué ladran los perros?, tan cotidiano como el amanecer es escuchar los perros ladrar, pero pocos hemos indagado las razones de su comportamiento.  Atraído por la curiosidad, inicie una serie de lecturas para conocer que los mueve a manifestar con frecuencia su forma peculiar “de hablar”, me preguntaba si hay razones exógenas o endógenas que los hacen comportarse de determinada manera y lo que he encontrado lo consideré digno de compartirlo y en efecto eso hago hoy.

En las lecturas realizadas pude verificar que existen innúmeras razones para que los perros ladren, sin embargo, las de mayor incidencia en estos mamíferos lo son estrés, entusiasmo, aburrimiento, frustración, falta de socialización, soledad, ansiedad y un largo etcétera.

El merodeo me llevó a indagar cuales son los perro más  ladradores, y resulta que los perros más “ladrones” son los más pequeños entre ellos: el Yorkshire terrier, el Chihuahua, el Cairn terrier, el Schnauzer miniatura, entre otros que por su diminuta complexión física manifiestan su inseguridad ladrando para tratar de mantener lejos todo lo que le supone una amenaza.

Están también los que lo hacen debido a su baja ralea como lo son los perros mestizos o callejeros, en lenguaje vernáculo dominicano “perro huevero” estos últimos también están entre los que más ladran y entre las razones más obvia están la reducida domesticación que reciben, pues aun cuando tienen dueños por lo general no le dedican el tiempo necesario, ni el cariño que los humaniza.

Con gran acierto la sabiduría popular ha generado infinidad de refranes relativa a los caninos “Perro que ladra no muerde” “Perro huevero aunque le quemen el hocico sigue comiendo huevo” y así sucesivamente y cada uno con su aplicación a los más variados escenarios de la vida, en el primer caso por analogía se aplica a quienes recurren a la cobardía de la amenaza como forma de coaccionar a los demás y se advierte con él cuando se está prevenido es difícil que se le sorprenda, en el segundo caso se aplica para indicar que quien tiene malos hábitos como robar, tomar prestado y no pagar, mentir o maltratar a su esposa o no mantener sus hijos aun cuando sufra consecuencias sociales y personales difícilmente cambia.

Pero volviendo al principio, debo reiterar los perros ladran por vastísimas razones, sin embargo, las más recurrentes son la inseguridad, el temor y los perros más pequeños ocultan su sentimiento de inferioridad en los ladridos que lo delatan.