DEL HURACÁN GEORGES A IRMA

 

Por Carlos De Pérez, MA.

En el año 1998 República Dominicana fue impactada, arrasada y devastada por el huracán Georges; corría la mañana del martes 22 de septiembre, cuando los fuertes vientos y los torrenciales aguaceros golpearon con toda furia nuestro país causando grandes daños materiales y pérdidas de vidas.

En nuestra historia inmediata no teníamos experiencias recientes de semejante furia natural que causara inimaginable situación; es dable decir, que los expertos recomiendan que no se les llame desastres naturales sino desastres sociales, porque aunque causa daños que nos son comunes a todos, los más desposeídos ven perder todo de la noche a la mañana, sus casas, sus libros, recuerdos, cuando no la propia vida y la de sus familias.

Esa mañana de septiembre, cuando los fuertes vientos soplaron se fue el 50% de nuestra casa, y en el segundo momento colapsó la otra mitad, cuanta impotencia viví ese día, mis libros, ropas, alimentos y hasta las esperanzas colapsaron, a cielos abiertos, vi como de un lado a otro blandían las planchas de zinc, los heridos correr y los gritos desesperados de familiares y vecinos, mi padre haciendo todo lo que estaba a su alcance para garantizar la vida de los miembros de la familia y tratando de salvar de lo poco que teníamos lo que fuera posible. Los vecinos terminamos reunidos todos en una casa contigua con ciertas condiciones de seguridad y deshabitada a la que rompimos la entrada para guarecernos, que pasada la tormenta reparamos y entregamos a su propietario.

Muchos huracanes han golpeado el mundo en los últimos años, la República Dominicana no ha estado exenta de esas embestidas, nuestros puentes han sucumbido, nuestras presas desbordadas y muchos conciudadanos nuestros han perdido la vida unos por imprudencia, algunos de manera inevitable y otros en actos heroicos en labores de rescate que prueban la bondad del ser humano y en especial de los dominicanos.

19 años después del huracán Georges, nuestro país tiene mejores infraestructuras, somos más conscientes, nuestros organismos de socorro están más capacitados y equipados, pero siguen los desafíos, pues la combinación de naturaleza, daño ecológico y pobreza siguen golpeando fuerte, hay quienes hoy habitamos lugares más seguros que los de aquel entonces, pero nos arde el corazón por los que aún están a dos gotas de agua para que se inunden sus vidas y sus sueños, oro a Dios nos ayude a construir mejores condiciones de vida, aportando ideas, tiempo, disposición y vocación de servicio.

huracan irma - carlos de perez 2

Mantener vivos los sueños, unirnos y aportar en beneficio de todos, es posible un techo seguro para cada dominicano, es posible garantizar asistencia médica, alimento suficiente y oportuno socorro en medio de tormentas, huracanes y aun en momento de absoluta calma.

Anuncios

Espejos de sangre

Por Carlos De Pérez, MA.

EMELY PEGUERO - EMILY PEGUERO - CARLOS DE PEREZ

Reflejados en contraposición como efectos de mercurio, encuadrados en diseños o superficies planas, que reflejan la belleza, la fealdad, reflejan lo que tengan en frente…

Hay espejos pequeños, de escaso diseño, de materiales corrientes y de materiales de lujo, hay espejos que alumbran palacios, que deslumbran ciudades, pero al fin espejos, hay espejos de gran valor histórico, social, emocional, económico y cultural.

Sin importar el lugar donde estén, las láminas reflejan lo mismo, reflejan el elemento Contrapuesto, de ahí que la diferencia la hace la materia de referencia no el espejo en sí, si colocamos una rosa en frente de un espejo de barrio y esa misma rosa la proyectamos en un espejo de palacio, veremos en sendos espejos la misma rosa, con la sola excepción de si entre uno y otro hay efectos de realidad aumentada.

Dioskairy Gómez - CARLOS DE PEREZ

Pues todos los días nuestros cristales reflejan un alto nivel de violencia, de sangre, de dolor, pero al ser espejos de quinta nadie se entera y si se entera no les importa, creen que la sangre solo se refleja en los barrios y entre gente común, pero, algunos hechos sugieren que ya no sólo en los barrios, sino también en los residenciales, no importa si eres una cifra de uno entre diez millones o uno entre 35, no importa, la única diferencia es que si eres uno entre 35 en el palacio se enteran del reflejo, de ese tan real que nos enteramos los simples mortales todos los días, y en honor a ese reflejo, se anuncian medidas que seguramente aumentarán los espejos de sangre entre los de uno en diez millones. Sin darse cuenta aquellos que deciden que la sabiduría popular enseña “Si las barbas de tu vecino ves cortar, pon las tuyas a remojar”.

Hoy, se ha teñido de indignación todo el que sabe, que tres mujeres desaparecidas, fueron encontrados sus cadáveres, con signos de una violencia psicopática, tirados, sepultados o desechados como si fuesen objetos desechables, reflejando la sangre de sus espejos, las redes explotaron por la estatura social de una de las personas involucradas y en búsqueda de ese cadáver de esa menor de rostro angelical, se encontraron los otros dos ¡Qué horror!, ¿Qué nos está pasando? ¡Cuánto cinismo de algunos!

ROSALINDA YAN PEREZ - CARLOS DE PEREZ

Hay quienes pretenden llevar al plano ideológico lo barbárico, como si las leyes eliminarían la maldad de los malos o si la legislación eliminaría el crimen que de por sí significa que las familias acepten como normal las relaciones sexuales de adolescentes. Cambiemos los objetos que ponemos en contraposición y nuestros espejos no reflejaran sangre, aunque es difícil y las buenas noticias no son rentables asumamos nuestra parte.

En nombre de Duarte… y de Bosch

Carlos De Pérez #Pensando

Por Carlos De Pérez, MA.

  • – ¿Será que no tienen vergüenza? Preguntó en voz alta.
  • – A quien te refieres? – Así empezó a desarrollarse la conversación, en las diatribas normales de los días de sol de esa hermosa tierra caribeña.
  • – ¿Será que nos consideran a todos tontos o piensan que siempre será cómo es ahora?;
  • – Pero aun no me has dicho ¿a quién te refieres?
  • – Aquí la vida es un fastidio, la inseguridad nos arropa, unos pocos tienen mucho y unos muchos tienen muy poco, la verdad, nunca pensé que empezaría a entrar en edad en las condiciones actuales, cuando yo era niña, nos gobernaba un dictador, pasado el tiempo, nos han seguido gobernando otros dictadores, con la diferencia de que los elegimos en elecciones que aparentan ser democráticas, pero que en esencia son lo mismo que antes, mi niño, no creo que merezcas crecer en ese…

Ver la entrada original 163 palabras más

PORQUE LADRAN LOS PERROS

Carlos De Pérez #Pensando

Por Carlos De Pérez, MA.

¿Te has preguntado por qué ladran los perros?, tan cotidiano como el amanecer es escuchar los perros ladrar, pero pocos hemos indagado las razones de su comportamiento.  Atraído por la curiosidad, inicie una serie de lecturas para conocer que los mueve a manifestar con frecuencia su forma peculiar “de hablar”, me preguntaba si hay razones exógenas o endógenas que los hacen comportarse de determinada manera y lo que he encontrado lo consideré digno de compartirlo y en efecto eso hago hoy.

En las lecturas realizadas pude verificar que existen innúmeras razones para que los perros ladren, sin embargo, las de mayor incidencia en estos mamíferos lo son estrés, entusiasmo, aburrimiento, frustración, falta de socialización, soledad, ansiedad y un largo etcétera.

El merodeo me llevó a indagar cuales son los perro más  ladradores, y resulta que los perros más “ladrones” son los más pequeños entre ellos: el…

Ver la entrada original 264 palabras más

DE GEORGES A MATTHEW

“Es posible un techo seguro, asistencia médica, alimento suficiente y oportuno socorro para cada dominicano…”

Por Carlos De Pérez, MA.

huracan-matthew-carlos-de-perez-3

En el año 1998 República Dominicana fue impactada, arrasada y devastada por el huracán Georges; corría la mañana del martes 22 de septiembre, cuando los fuertes vientos y los torrenciales aguaceros golpearon con toda furia nuestro país causando grandes daños materiales y pérdidas de vidas.

En nuestra historia inmediata no teníamos experiencias recientes de semejante furia natural que causara inimaginable situación; es dable decir, que los expertos recomiendan que no se les llame desastres naturales sino desastres sociales, porque aunque causa daños que nos son comunes a todos, los más desposeídos ven perder todo de la noche a la mañana, sus casas, sus libros, recuerdos, cuando no la propia vida y la de sus familias.

Esa mañana de septiembre, cuando los fuertes vientos soplaron se fue el 50% de nuestra casa, y en el segundo momento colapsó la otra mitad, cuanta impotencia viví ese día, mis libros, ropas, alimentos y hasta las esperanzas colapsaron, a cielos abiertos, vi como de un lado a otro blandían las planchas de zinc, los heridos correr y los gritos desesperados de familiares y vecinos, mi padre haciendo todo lo que estaba a su alcance para garantizar la vida de los miembros de la familia y tratando de salvar de lo poco que teníamos lo que fuera posible. Los vecinos terminamos reunidos todos en una casa contigua con ciertas condiciones de seguridad y deshabitada a la que rompimos la entrada para guarecernos, que pasada la tormenta reparamos y entregamos a su propietario.

huracan-matthew-carlos-de-perez-1

Muchos huracanes han golpeado el mundo en los últimos años, la República Dominicana no ha estado exenta de esas embestidas, nuestros puentes han sucumbido, nuestras presas desbordadas y muchos conciudadanos nuestros han perdido la vida unos por imprudencia, algunos de manera inevitable y otros en actos heroicos en labores de rescate que prueban la bondad del ser humano y en especial de los dominicanos.

Matthew, se presenta 18 años después del huracán Georges, y nuestro país tiene mejores infraestructuras, somos más conscientes, nuestros organismos de socorro están más capacitados y equipados, pero siguen los desafíos, pues la combinación de naturaleza, daño ecológico y pobreza siguen golpeando fuerte, hay quienes hoy habitamos lugares más seguros que los de aquel entonces, pero nos arde el corazón por los que aún están a dos gotas de agua para que se inunden sus vidas y sus sueños, oro a Dios nos ayude a construir mejores condiciones de vida, aportando ideas, tiempo, disposición y vocación de servicio.

huracan-matthew-carlos-de-perez-2

Mantener vivos los sueños, unirnos y aportar en beneficio de todos, es posible un techo seguro para cada dominicano, es posible garantizar asistencia médica, alimento suficiente y oportuno socorro en medio de tormentas, huracanes y aun en momento de absoluta calma.

 

 

PORQUE LADRAN LOS PERROS

Por Carlos De Pérez, MA. ¿Te has preguntado por qué ladran los perros?, tan cotidiano como el amanecer es escuchar los perros ladrar, pero pocos hemos indagado las razones de su comportamiento.  At…

Origen: PORQUE LADRAN LOS PERROS